6 de mayo de 2014

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Elena, me acuerdo de un día me dijiste que querías volver a Barcelona, que ya no te quedaba nada en Finlandia para seguir queriendo estar aquí.. pues así me siento yo ahora.

Así ha empezado una conversación en el autobús que me ha hecho recordar ese sentimiento que tuve no hace mucho. Y es que como todo, siempre hay momentos malos que te hacen sentir fuera de lugar y aún más cuando estas a 2600 km de distancia. Entonces, te das cuenta que aunque dos persona hablen idiomas distintos y se estén comunicando en otro que no es el nativo, los sentimientos pueden ser los mismos.


Hay veces que la pausa es dura, que tienes ganas de volver para arreglar las cosas, para vivir acontecimientos importantes que te importan y te estas perdiendo: cumpleaños, nacimientos..., para seguir adelante, moving forward. Hay veces que el pause se hace largo y lo que estás viviendo aunque sea real, te parece ficticio, porque en breve acaba y sólo algunos recuerdos se quedaran grabados en tu memoria para el resto de tu vida, unos pocos.

Con esto no pretendo asustar a nadie, pero esta claro que ya no soy la misma Elena que la que cogió un avión hace 4 meses, pero tampoco la que volverá en breves, no dijo mejor ni peor, si no diferente. Algún día me voy a dar realmente cuenta de lo que esta experiencia me cambió, pero ahora por ahora lo que sí que puedo asegurar es que esto se empieza a acabar y lo mejor que se puede hacer es disfrutar los buenos momentos que se pasan aquí.

Dedicado a esa persona que como yo en su momento necesitaba que alguien le dijera sonríe y disfruta el momento porque en un mes y poco ya nunca más volverá a suceder.

Elena

No hay comentarios:

Publicar un comentario